Redes WiFi de exterior

WiFi es una tecnología particularmente diseñada para redes de datos, conexión de ordenadores en una oficina de forma inalámbrica. Los usos han cambiado notablemente con el paso del tiempo y la transmisión de vídeo y voz es cada vez más importante.

Redes WiFi de exterior

Las redes WiFi ya no son solamente para conectarse en las oficinas, sino que las encontramos en todas partes, incluso hay ayuntamientos que tienen redes WiFi, gratuitas o no, en zonas públicas o turísticas. Hay redes WiFi de exterior que son compartidas, por ejemplo en una comunidad de vecinos para tener acceso a Internet en las zonas comunes y en la piscina y hay otras en espacios con gran multitud de público, como centros de convenciones, estadios, etc.

Para cada uno de estos usos, los fabricantes de equipos WiFi han diseñado Puntos de Acceso (APs) específicos que se adaptan mejor a las necesidades. El uso de los últimos estándares de WiFi mejora las características y la experiencia del usuario, pero más importante es el uso del equipo de red adecuado, por eso existen APs para cada tipo de red. Un AP que usemos en nuestra red doméstica para conectar nuestro PC, Smartphone y la televisión a unos pocos metros, no puede funcionar bien cuando las distancias son mayores de 50 metros o cuanto tenemos cientos de personas conectadas al mismo tiempo con diferentes tipos de servicios.

Los Puntos de Acceso para redes complejas tienen características, tanto en la parte física como en el software que los gestiona que permiten un funcionamiento superior en condiciones extremas. Estas condiciones van a variar con el tipo de aplicación y red en las que los utilicemos. Para redes de exterior necesitamos APs que tengan, por supuesto, un hardware que aguante las inclemencias del tiempo, lo que es obvio, pero las distancias a las que hay que conectarse suelen ser mayores que en interior. No nos podemos engañar pensando que una red WiFi puede trabajar a varios cientos de metros, la principal traba siguen siendo los equipos de cliente, que están muy limitados en el nivel de potencia que pueden transmitir y los APs, por muy buenos que sean, no van a ser capaces de oírlos a grandes distancias. Por eso es necesario localizar los APs cerca de los usuarios.

Hay varias formas de acercar los APs a los usuarios en redes WiFi de exterior. Si nuestros sitios de acceso a Internet están apartados de la zona donde queremos dar cobertura, lo mejor es usar tecnologías inalámbricas de banda ancha para tender un puente hasta donde queramos poner los APs de WiFi y dar cobertura, estas tecnologías pueden hacer enlaces inalámbricos, tanto punto a punto como punto a multipunto, de varios kilómetros, ayudándonos a suprimir la limitación de distancia de WiFi y ahorrar en equipamiento al reducir el número de puntos de presencia y acceso a Internet.

En las redes WiFi de exterior normalmente las áreas de cobertura son grandes y necesitamos varios APs para cubrir toda la zona que queremos. Como dijimos en el párrafo anterior, podemos utilizar otras tecnologías inalámbricas diferentes de WiFi y más eficientes en largas distancias para llevar el acceso a Internet al sitio deseado, pero no sería eficiente conectar enlaces de banda ancha a cada Punto de Acceso. La forma más eficiente es crear enlaces WiFi (o MESH) entre los APs de una misma zona de cobertura. De esta manera podemos dar cobertura a amplias zonas, como parques, plazas, avenidas, con múltiples APs y utilizando únicamente un enlace de larga distancia.

Estas características nombradas anteriormente hay que tomarlas en cuenta a la hora de elegir la tecnología y el producto adecuado al momento de hacer un despliegue de WiFi, características que nos permitirán tener redes más eficientes y con un servicio más adecuado para que los clientes tengan una excelente sensación de servicio.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.