Inicio Artículos de fondo Crisis de los chips, dependencia global en un contexto inestable 

Crisis de los chips, dependencia global en un contexto inestable 

3871
0

Los cuellos de botella en la cadena de suministro que estamos experimentando en todo el mundo comienzan con los componentes. Mejor dicho, empiezan con la escasez de componentes. De toda la escasez de componentes, la más grave, con diferencia, es la de ciertos semiconductores, o chips. La actual escasez mundial de chips rivaliza con algunos de los mercados desequilibrados del pasado. Sin embargo, es única en cuanto a la amplitud de las familias de productos que sienten la brecha de la oferta y la demanda.

Aunque los dispositivos conectados en todas las industrias están impulsando la demanda de chips, unos pocos segmentos en particular están alimentando el actual repunte: el crecimiento del Internet de las Cosas (IoT) y el 5G, los smartphones y la automoción, especialmente la electrificación de la industria automovilística.

Así empezó todo

A principios de la década de 2000, el mundo empezó a definirse como una «aldea global» con los efectos del creciente uso de las herramientas de comunicación e Internet. Esto tuvo un gran impacto en la economía mundial.

Crisis de los chips, dependencia global en un contexto inestable 

La producción se había vuelto mucho más fácil en todo el mundo, donde las materias primas y la mano de obra eran ahora más baratas que antes. Esta apertura fue muy atractiva para las economías de los países desarrollados, que se veían ahogadas por cuestiones como el aumento de los costes laborales, las normas medioambientales y laborales y los costes de transporte de las materias primas.

Primero en los sectores que no requieren grandes conocimientos técnicos, como el textil, y después en los que requieren alta tecnología, la producción se trasladó a los países «subdesarrollados» o «en vías de desarrollo», generalmente a Asia. Sin duda, esto podría haber sido una oportunidad para transferir capital -aunque sea un poco- a países no ricos, en términos de construir un mundo idealmente compartido con el que sueñan los economistas.

Desafío a la dependencia del comercio mundial por COVID-19, crisis de los contenedores

Las experiencias que hemos vivido en los últimos años han demostrado que no debemos ser demasiado optimistas sobre la paz mundial. Primero estalló la guerra entre Rusia y Ucrania y luego la crisis entre China y Taiwán. De hecho, el mundo entero experimentó amargamente qué tipo de dificultades estratégicas pueden surgir de la dependencia económica de otro país o región.

En un efecto dominó, la economía del mundo se paralizó de este a oeste con la paralización de la vida cotidiana en los países de Asia Oriental, especialmente China, considerada la fábrica del mundo, ya que se convirtieron en el punto de partida de la pandemia. Otros países que dependían de las materias primas o de los productos semiacabados de esa región tuvieron que ralentizar o suspender la producción. Tanto es así que los contenedores que iban a Europa y América no pudieron volver a Asia al no poder llenarse por falta de producción. Cuando la producción volvió a la normalidad en Asia, surgió la falta de contenedores para transportar las mercancías. Del mismo modo, el cierre de seis días del Canal de Suez, que constituye la columna vertebral de la conexión de Europa con Oriente, afectó negativamente al comercio mundial.

Nueva dimensión de la dependencia tecnológica: Chips

Pequeños, pero con un impacto inmenso, los semiconductores como los disponibles en RS, o chips, se han convertido en el símbolo de la dependencia tecnológica en el mundo. La producción de muchas industrias, desde la automoción hasta la electrónica, depende de los chips, que son el cuarto producto más comercializado del mundo. Mientras que los ingresos de la industria mundial de chips fueron de 300 millones de dólares en 2012, esta cifra alcanzó los 583.500 millones de dólares en 2021. Taiwán es, con diferencia, el líder en la fabricación mundial de chips, con un 66% en 2022. Le siguen Corea del Sur con un 17% y China con un 8%.

El resto de los países sólo representan el 9% de la producción mundial de chips. Esto demuestra hasta qué punto el mundo entero depende especialmente de Taiwán y de los países del sur de Asia, que realizan el 91% de la producción mundial de chips, para producir cualquier cosa que contenga electrónica. Cuando las cosas van mal, como en la crisis entre China y Taiwán que ha dejado su huella en las últimas semanas, los países que ostentan el poder tienen una enorme arma contra las naciones dependientes y no dudan en utilizarla cuando es necesario.

Fin de la crisis de los chips

Quizá lo único que puede decirse con certeza sobre la escasez mundial de chips es que nadie sabe con certeza cuándo terminará. Las estimaciones optimistas de los líderes económicos y empresariales apuntan a finales de 2022. Si la demanda se mantiene como se espera según los datos del mercado actuales, esperamos que el mercado de los semiconductores esté ajustado hasta bien entrado el año 2023.

Se necesitan estrategias tanto a corto como a largo plazo para hacer frente a los retos que plantea la escasez de semiconductores. Esta no es la única escasez de componentes que se está produciendo, y sin duda no será la última.

La pandemia ha desordenado la cadena de suministro mundial. Pero los retos de los últimos años también han puesto de manifiesto su profunda interconexión y, por tanto, han subrayado la importancia crítica de unas relaciones sólidas con los proveedores y de una cadena de suministro y una estrategia de compras preparadas y resistentes. Caigan las fichas que caigan esta vez, siempre es prudente tener un plan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.