Inicio Artículos de fondo Las cosas pequeñas crecen bajo la inmensidad de las nubes (I)

Las cosas pequeñas crecen bajo la inmensidad de las nubes (I)

298
1
Steve Bell es el fundador y Presidente de KeySo Global LLC
Steve Bell, fundador y Presidente de KeySo Global LLC

Steve Bell, experto en tecnología inalámbrica, explora la RFID y NFC en la computación en nube en un artículo de la revista técnica Technology First de element14.

Todas las nuevas tecnologías se deben evaluar desde una perspectiva integral, y su acogida es bastante más rápida cuando se ha ajustado el modelo de negocios a los cambios en las necesidades de los clientes y los consumidores.

Introducción

Pese a que las tecnologías de identificación por radiofrecuencia y comunicación de campo cercano (o RFID y NFC por sus siglas en inglés respectivamente) están relacionadas entre sí, parecen de algún modo estar desvinculadas con los cambios que han tenido lugar en el mundo del Internet móvil y el efecto que estos han tenido en la vida digital de los consumidores. La RFID forma parte de una categoría de tecnologías más amplia llamada el Internet de las Cosas, que combina la conectividad de máquina a máquina, la automatización, los sistemas de información, los sistemas de redes, los sensores, los controladores y las etiquetas, todos conectados entre sí mediante la computación en nube e Internet. Estos miles de millones de nodos que de forma activa o pasiva envían actualizaciones, dan instrucciones o informan condiciones, requieren poca o ninguna supervisión y se pueden considerar dispositivos “desatendidos”, pero son partícipes activos de una multitud de procesos comerciales que conforman la Nube de las Cosas.

Las cosas pequeñas crecen bajo la inmensidad de las nubesLos dispositivos de Internet móvil (ordenadores, tabletas, teléfonos inteligentes, iPods, televisores) se pueden ver como aparatos “atendidos”, pues requieren interacción y exigen atención por parte del usuario. En la nube móvil las personas utilizan estos aparatos todos los días para comunicación, entretenimiento, productividad, búsquedas y contactos sociales. Estos aparatos están cambiando el comportamiento de las personas más que cualquier otra tecnología, y por consiguiente cambian los modelos comerciales a medida que las empresas fracasan en su intento de satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes y encontrar otras formas de interactuar con ellos.

La característica única de la NFC es que se trata de la primera tecnología ubicada entre la Nube de las Cosas y la nube móvil. Sin duda, en los próximos cinco años será un catalizador de cambio, fusionando los mundos atendidos y desatendidos y teniendo un efecto en el comportamiento humano y en los modelos y sistemas comerciales.

Las oportunidades para la RFID y la NFC abundan

La RFID y la NFC son tecnologías relacionadas
La RFID y la NFC son tecnologías relacionadas

La RFID y la NFC son tecnologías relacionadas, pero la RFID es más antigua.

Las dos diferencias principales entre la RFID y la NFC son la proximidad y el tipo de transacción, como se puede ver en este diagrama. La proximidad de la NFC y su capacidad para transacciones interactivas de doble vía han permitido su expansión en las aplicaciones móviles de bolsillo y del sector bancario. Por su parte, la RFID es una aplicación pasiva de una sola vía y de bajo coste, ideal para inventarios y gestión del tráfico.

La combinación de la nube móvil y las tecnologías de pago facilita realizar transacciones desde cualquier lugar, en cualquier momento y de cualquier modo y parece que va a transformar las relaciones de los clientes con las empresas de servicios y ventas online y offline. La revista Wired hace poco publicó un anuncio de Lexus que incluía un chip NFC en el que cuando se acercaba un teléfono inteligente con NFC, se abría una aplicación que mostraba las características del coche. No era necesario descargar apps o escanear con lectores de código de barras o QR. Simplemente es una interacción rápida y fácil de usar. Es esa capacidad simple e inmediata lo que hace que la interacción con los teléfonos inteligentes y las tabletas, al igual que otros dispositivos de consumo, sea tan atractiva.

La combinación de la nube móvil y las tecnologías de pago
La combinación de la nube móvil y las tecnologías de pago

Se puede extender esta experiencia a los centros comerciales, con directorios que responden a NFC y pueden ofrecer códigos de descuento, activar Wi-Fi y Bluetooth para conectar a los clientes directamente a sitios web específicos o de ciertas marcas. O considerar las campañas de las marcas en los sistemas de transporte masivo en las que los productos se promocionan en displays inteligentes u otros mecanismos desde los cuales se pueden hacer los pedidos directamente. Un ejemplo es “Strappy”, que ha incorporado la NFC en la red de trasporte en Japón permitiendo a los pasajeros usar sus teléfonos inteligentes sobre las correas de las manijas para realizar sus compras. En el futuro, cuando el cliente reciba los productos, la RFID en el producto y el chip NFC en el paquete se conectarán con el teléfono inteligente del usuario, y al completarse el circuito, se realizará el pago final. Al mismo tiempo, se registra el producto con el fabricante, lo que significa que el ciclo entre el punto de fábrica y el punto de venta es infinitamente más dinámico y en tiempo real.

Los asistentes de ventas en las tiendas ahora utilizan los teléfonos inteligentes y las tabletas que tienen NFC activada para conectarse con el sistema de inventario RFID del almacén y a su vez con el teléfono con NFC del cliente para facilitar una experiencia de compra y pago mucho más satisfactoria. El cambio se ha dado tan rápidamente que Nordstrom, una empresa estadounidense, planea acabar con las cajas registradoras en 2012 y reemplazarlas por teléfonos inteligentes con apps de compra e inventario específicas de la tienda.

Teléfonos inteligentes sobre las correas de las manijas
Teléfonos inteligentes sobre las correas de las manijas

Es evidente que se están generando cantidades enormes de datos, y con los programas y técnicas de análisis adecuados, se puede mejorar significativamente la inteligencia comercial. Las mismas herramientas de inteligencia comercial social que reúnen información estructurada y no estructurada de los clientes se pueden usar para analizar grandes cantidades de datos generados por sensores, RFID y chips NFC. Esa es el área en la que se concentran empresas como ThingWorx. Dentro de poco, la fusión entre la información de los clientes en las redes sociales y su ubicación específica ofrecerá datos valiosos para mejorar las capacidades de los hogares y las ciudades inteligentes y equipar los dispositivos para mejorar la vida digital del consumidor.

Continúa en Las cosas pequeñas crecen bajo la inmensidad de las nubes (II)

1 Comentario

Comments are closed.